martes, 18 de septiembre de 2012

Cambios

Anoche no podia dormir, así que me puse a reflexionar y a darle vueltas a la cabeza. Empecé a pensar en las vueltas que da la vida, en lo rápido que cambian las cosas sin que te des cuenta. Es increíble cómo puede cambiar uno con el paso del tiempo, no solo físicamente, sino también mentalmente. Pensar que hay gente que se alegra haciendo sufrir a los demas y que acaban preocupándose más por los demás que por sí mismos (y viceversa), que hay cosas que prometes no hacer en tu vida y acabas haciéndolas todos los dias, música que te gusta y que te deja de gustar por otra que antes odiabas, maneras de vivir que nunca pensaste que te pegarían y que se convierten en una buena idea antes de acabar resultando completamente afines a tí... Es prácticamente imposible no dejarse llevar por dichos cambios, y por ello mucha gente piensa que su vida está decidida por el destino y que no vale la pena hacer algo para remediarlo. No voy a negar que hay veces en las que es mejor dejarse llevar, pero no, no es imposible cambiar tu futuro. De hecho, es muy fácil hacerlo. Sin ir más lejos, yo he sido capaz de ello. Y si yo, que soy probablemente la persona mas gandúl del mundo, he podido, cualquiera que se esfuerze puede hacerlo. Sinceramente, lo creo, ya que no soy el único, tres de mis mejores amigos lo han hecho y ahora están muy felices con lo que tienen. Todo lo que intento decir es que, con esfuerzo, fuerza y dedicación, todo es posible. Así que, como dice una de las personas mas importantes de mi vida, dejaos de polladas y encended ya la luz, porque todo cambiaría si de pronto os arrancárais vuestro complejo de avestruz.

2 comentarios:

  1. La entrada está guapísima y estoy de acuerdo contigo. Yo, sin ir más lejos, he cambiado mucho desde mi infancia. Y tú también. Hay gente que madura para bien y otra que lo hace para mal. Nosotros estamos entre los primeros :D

    ResponderEliminar